Noticias

Lo último y destacado lo lees en Vega

Domingo, 12 Mayo 2013 14:46

Abel Pintos hizo vibrar al Luna Park

El cantante bonaerense Abel Pintos hizo vibrar a casi ocho mil almas en el primero de su serie de recitales en el Luna Park, lo que confirma, no solo su crecimiento, sino también su poder de convocatoria, dejando "perlitas" de su arte y permitiendo vislumbrar un horizonte inconmensurable.

Recibir su cumpleaños en pleno escenario con una torta que el propio León Gieco le alcanzó, luego de entregarle el doble disco de platino por la venta de su álbum "Sueño Dorado", no era algo que Pintos -a sus flamantes 29 años- hubiera imaginado y mucho más cuando casi 8.000 personas le cantaron el "Feliz cumpleaños", pero así fue.

Ese momento marcó casi el final del recital, el primero de la serie de cinco que hará en el mítico estadio de Bouchard y Corrientes, y por el cual desfilarán casi 30.000 personas.

Antes pasaron muchas sensaciones, imágenes y momentos que marcaron a cada uno de los presentes, de una u otra forma, en donde Pintos -demostrando un manejo escénico perfecto- fue el invitado y anfitrión, al mismo tiempo, de una fiesta de la música.

Para eso, Abel Pintos contó con un banda que lo acompañó a la casi sin furas, con su hermano Ariel en la guitarra, Marcelo Predacino en la primera guitarra, Alfredo Hernández, teclados, Norberto Córdoba, bajo y Claudio Di Cicco, batería.

El oriundo de Ingeniero White, cerca de Bahía Blanca, completa con estos conciertos la gira que realizó por todo el país presentando los discos "Reevolución" y "Sueño Dorado".

Temas como "No me olvides", "Tu voz", el exitosísimo "La Llave", "Cactus" o "Revolución" fueron coreadas por todo el estadio, bajo una puesta de escena impresionante, con pantallas de led, luces operadas por Fernando Urta y un colorido espectacular, el escenario del Luna Park fue una fiesta.

Como primera "perlita" estuvo la presencia de Raúl Lavié, quien lo escuchó por primera vez en Bahía Blanca y el cassette que el "niño" Pintos le dio se lo pasó al productor de León Gieco, el segundo eslabón de esa cadena de coincidencias y manos amigas que cualquier artista necesita para reforzar su carrera.

Con Lavié, Abel Pintos se animó a cantar un tango, "Nada" (Horacio Sanguinetti y José Dames, 1944), y crearon juntos una escena increíblemente intimista que hizo erizar la piel de muchos de los presentes.

Abel Pintos demostró por que es en la actualidad el cantante más convocante del renovado folclore nacional, aunque su carrera transite por aristas que le quedan de maravillas y no puedan ser definidas con exactitud, y en el horizonte se avizora un futuro en otras latitudes, aunque sin techo posible.

Medios

Información adicional

monitoreo

caba

Noticias Soompi.com